Web oficial

Faros de Mallorca, la luz que nunca se apagará MSH Mallorca Senses Hotels

Wifi gratis
Reserva Ahora
a
¡Reservarahora!

Faros de Mallorca, la luz que nunca se apagará

Blog - MSH Mallorca Senses Hotels

Faros de Mallorca, la luz que nunca se apagará

Agosto 12 2021

Los hoteles de MSH Mallorca Senses Hotels están a muy pocos metros del mar, al lado de la costa, y por ello os queremos hablar de unas construcciones con mucha historia y carácter: los faros, esos silenciosos y valorados acompañantes de los marineros.

El faro más cercano al MSH Mallorca Senses HotelsPalmanova es el de Cala Figuera, que fue inaugurado el 31 de julio de 1860, proyectado por Emili Pou. Mientras que el más cercano al MSH Mallorca Senses Hotels Santa Ponsa es el faro de Sa Mola, en Andratx, éste ya mucho más moderno, inaugurado en 1974.

En Mallorca hay un total de 14 faros, cada uno de ellos con su historia, todos conectados con el mar y sus navegantes. Pero si hay uno que destaca sobre los demás es el Faro de Portopí, en Palma, que ya aparece citado en un documento incluido en el testamento del Rey Jaime II de Mallorca, conservado en la Biblioteca Nacional de París.

El primitivo faro no se hallaba en el lugar actual, sino sobre la loma ocupada hoy por el Fuerte de San Carlos, el cual se acabó de construir en 1612. Pero los cristales de la linterna del faro se rompían al disparar los cañones del recién construido fuerte, por lo que hubo de pensarse en trasladar su luz. Este traslado se produjo en 1617 y desde entonces el faro se halla situado sobre la Torre de Señales, denominada así ya en el siglo XV por la función que tenía incluso antes de convertirse en faro, mediante la colocación de bolas que indicaban la procedencia y número de los barcos que entraban al puerto. El faro de Portopí es el segundo más antiguo de España y uno de los faros en funcionamiento más antiguos del mundo.

En agosto de 1972 se apagó su luz, por considerarlo innecesario dado el crecimiento del puerto y la existencia de una completa red de balizamiento. Pero en abril de 1977 se decidió atendiendo a su importancia histórica volver a encenderlo. Después, en agosto de 1983, fue declarado Monumento Histórico-Artístico. Actualmente en su interior alberga un pequeño museo de la historia de los faros en Baleares y de las señales marítimas y sistemas de iluminación.

Sin duda, la visita a los faros de Mallorca es un plan divertido y a la vez una forma de conocer cómo era la vida en la Isla hace no tanto tiempo, cuando la navegación nada tenía que ver con un GPS. Es un viaje al pasado, envuelto de romanticismo, una forma de entrar en la historia y la cultura de una vida no tan lejana que la tecnología ha alejado mucho más que el tiempo.

Volver